Enfermedades de la madera

La madera es el sostén de las plantas, por lo que es un elemento vivo susceptible de sufrir enfermedades como el resto de la planta. Frente a las enfermedades de la madera lo más importante es su prevención. Una vez que han sacado a la planta son muy difíciles de tratar y erradicar en su mayoría.

Las enfermedades de la madera suponen el mayor riesgo a la supervivencia de todos los cultivos leñosos, así como el impacto agresivo su producción. Las alternativas de control de estas enfermedades son limitadas, ya que cuando se detectan en la planta suele ser síntoma de que ya está muy extendida por todo el tejido vegetal lignificado. La única alternativa son las medidas de prevención.

Las enfermedades de la madera se asocian al ataque de agentes infecciosos que afectan a las especies arbustivas y arbóreas. Los cultivos que sufren un mayor impacto de estas enfermedades son los nogales, granados, vid, arándanos y aguacateros.

Esto es más frecuentes y más estudiados de este tipo de enfermedades son los hongos. Las principales familias identificadas son: 

  • Basidiomycete (chondrostereum purpureum) relacionado con el plateado.
  • Ascomycetes: comprenden a los hongos de las familias Botryosphaeria,, Neofusicoccum, Fusicoccum, Lasidodiplodia y Diplodia que atacan a un gran número de cultivos. Están relacionadas con el brazo muerto (eutypia regresiva). 
  • Phaemonielle Chlamydospora y Phaeocremonium spp relacionadas con la enfermedad de Petri. 

Aplicación de un campo de estos patógenos es compleja, ya que la interacción con hongos saprofitos puede confundir sus síntomas. Los principales síntomas de que debemos buscar en las plantas son: 

  • alteraciones en el crecimiento de la planta.
  • deficiencias foliares asociadas con deficiencias nutricionales.
  • marchitado. 

Los indicadores visuales en la madera de estas enfermedades pueden verse fácilmente al realizar un corte. En éste se aprecian características anómalas en en tejido vegetal.

  • Forma de v o cuña. Asociada a las Botryosphaerias (brazo muerto)
  • Puntuaciones negras en los haces vasculares (enfermedad de Petri)
  • Necrosis en el centro del tejido leñoso hacia la periferia ( plateado).

EPIDEMIOLOGÍA

Los patógenos encuentran la humedad, temperatura y nutrientes para iniciar el proceso de infección.

Lo de las enfermedades de la madera se han asociado a los cortes de poda ya que es a través de estas heridas las que permiten el contacto de la fuente del inóculo (micelio, colirio o esporas) con el floema o el xilema.

Sin embargo, no solo estas heridas pueden ser causados por la poda, sino que también por injertos, heridas por laboreo, viento, granizo o golpe de sol. 

Dependiendo del patógeno, el tejido vegetal debe estar lignificado (plateado) o verde (brazo muerto)

Una vez ingresado el patógeno inicia el proceso de crecimiento en el  tejido vegetal a través de la degradación directa de éste, (en el caso de las bacterias) o a través de los haces vasculares que conllevan la muerte del floema en una primera fase y luego del xilema, comprometiendo el movimiento de agua y nutrientes. Esta competición produce síntomas de deficiencia nutricional, por incapacidad de abastecimiento de la demanda nutricional de los cuerpos aéreos.

Una vez ingresado el patógeno en el tejido vivo de la planta es muy difícil, casi imposible, eliminarlo y la afección se vuelve irreversible debido a que precisaría decrecimiento de nuevo tejido para reemplazar el enfermo y la planta no es capaz de administrar nutrientes necesarios.

MEDIDAS DE CONTROL 

Propiedades de la madera está relacionada directamente con la higiene y las buenas prácticas de poda. Así la implementación de unas buenas prácticas de poda con llevarán el primer paso para la prevención de estas enfermedades, prestando especial atención al laboreo en el que se pueden generar las heridas. Si la plantación ya está afectada, estas medidas de higiene y prevención han de aplicarse al máximo para evitar su propagación por el resto de la plantación de intentar setear la placa y mantener la aislada del resto del cultivo. Para conseguirlo se recomienda un mapeo de la finca para poder delimitar la zona afectada de la zona sana. Además, a través del Mateo podremos cuantificar la distribución y cantidad de plantas afectadas, por lo que podremos evaluar el nivel de daño y las estrategias a implantar: arrancado mitigación o prevención.

PREVENCIÓN EN LA PODA

El primer paso  es buscar, localizar y marcar, en caso de que la subiera, las plantas que ya están dañadas, para tratar de forma diferenciada a las plantas enfermas de la sanas y así evitar el contagio por contacto directo de la misma cuchilla sin esterilizar en sanas y enfermas.

Es importante que la poda se lleve a cabo cuando no hay exceso de humedad ambiental , después de lluvias o nieblas, ya que los altos niveles de humedad conllevan un favorecimiento de la movilidad y la infección de los inóculos.

Además es necesario realizar una desinfección de los instrumentos de poda para la infección entre plantas enfermas asintomáticas y sanas.

Además de estas medidas es importante cubrir las heridas de poda. En cultivos de arándano y vid, donde la densidad de plantas por hectárea es baja, el empleo de brocha caldero es desaconsejable debido al rgasto desmesurado de horas hombre, pero sí se recomienda el empleo de mastics auto-aplicantes, sistemas de aplicación continua de pasta sellante e, incluso sistemas que incluyen calor en esa aplicación.

La minuciosidad de esta labor tiene que ser muy alta, ya que, en el caso de las arándanos hablamos de 20 cortes mínimos por planta y en el caso de la vid de 5 a 15 cortes según el tipo de conducción. Por esto es preciso que no se queda en sectores descubiertos por lo que se emplean mastics coloreados para cubrir completamente la herida. Las medidas de aspersión con el hongo Trichoderma son una buena alternativa, pero restringe el uso de fungicidas asociados al mástil en el cierre de las heridas de poda ya que esto es un felicidad acabarían también con nuestra colonia de Trichoderma.

Sin embargo, la aspersión tiene la ventaja de cubrir heridas no visibles generadas por otros factores como:

  • el viento
  • la mordedura de los animales
  • la rotura de ramas.

2 respuestas a «Enfermedades de la madera»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: