Recuperación de daños por granizo

Si has sufrido daños por granizo, contacta con nosotros para una evaluación y control de daños y conoce la solución que mejor encaja con tu cultivo.

cmpns@phytogea.com

El granizo es el fenómeno metereológico adverso más habitual en las campañas de primavera y verano en los cultivos. Este fenómeno va asociado a las etapas más vulnerables de muchos cultivos, por lo que los daños por granizo pueden generar la pérdida total de la cosecha. 

En el caso de la vid, la primavera y el verano es el periodo en el que se encuentra en floración, cuajado o cerramiento del racimo, por lo que una tormenta de granizo pone en peligro toda la campaña. Para los frutales de hueso, los encuentra al final de la etapa productiva o comienzo de la recolecta, por lo que los daños más graves se los llevará el fruto. En otras especies, como las hortícolas o el tabaco, destruye las hojas de las plantas, el principal activo de esa plantación. 

Para cualquiera de los cultivos anteriormente detallados, el daño principal lo sufre la hoja de la planta. La hoja es el órgano principal de nuestras plantas, por lo que su pérdida conlleva disminución del vigor y frena el desarrollo vegetal. Además puede conllevar la pérdida total de las plantas, y, por lo tanto, la pérdida de la campaña completa. 

¿Qué hacer ante un daño por granizo?

Lo primero que hay que hacer cuando ha caído sobre nuestra finca una tormenta de granizo es valorar los daños causados. Esta valoración habrá que realizarla con un control de daños, para la que recomendamos la asesoría externa de un experto, ya que al tratarse del trabajo de todo un año tenemos la impresión de que los daños son más graves de lo que son. 

El siguiente paso es la rapidez. Si podemos ayudar al cultivo a reponerse, hay que actuar de forma inmediata, ya que las 48 horas posteriores a la tormenta de granizo son las determinantes para la aplicación de las enmiendas y soluciones para recuperar nuestra planta y que nuestra cosecha salga adelante. 

Además tenemos que tener en cuenta que el granizo crea las condiciones de humedad perfectas para la proliferación de enfermedades y plagas de origen fúngico, por lo que nuestras actuaciones han de ir enfocadas a combatir este problema antes de que produzca y estropee aún más nuestro cultivo. 

Valorando los daños por granizo, ¿qué podemos esperar?

Los daños por granizo son impredecibles, por lo que un control de los daños nos dará la estrategia de los pasos a seguir posteriormente. Una vez en campo tendremos varias situaciones posibles, que detallaremos de la más grave a los escenarios más benignos:

  1. Daños críticos e irreversibles: la planta ha perdido la mayor parte del follaje, los frutos están muy dañados, hay daños en las ramas y en el tronco. En cultivos continuos, la única solución ante este daño severo es salvar la planta para la próxima cosecha. La mejor recomendación en este punto es no tratar la planta. Esta campaña se ha perdido. Recurriremos a nuestro seguro agrario para intentar conseguir la mayor cobertura económica y centraremos nuestros esfuerzos en la siguiente campaña. Para ello tendremos que centrarnos en una poda que incentive la formación de nuevas yemas que restablezcan a la planta en la próxima temporada. En el caso de cultivos de temporada, podemos realizar otra plantación para la segunda floración. Por ejemplo en el caso de las hortícolas, ya que esta primera plantación no podemos hacer nada por ella.
  2. Daños severos: la planta ha perdido muchas hojas o las tiene dañadas, pero el fruto está bien o sólo ha afectado parcialmente a los frutos. En las 48 horas posteriores al ataque de granizo tenemos que ayudar a la planta a reponerse de esta situación de estrés severo. Para ello las actuaciones deben ir centradas en bioestimular la planta para que comience a generar cuanto antes hojas nuevas. La bioestimulación debe ir enfocada al crecimiento de hojas nuevas, pero también a la fortificación general de la planta y de sus defensas para que sea capaz de combatir las enfermedades potenciales que pueda sufrir a través de las heridas causadas por el granizo. Además de esto, debemos ayudar a la planta a cerrar estas heridas cuanto antes para que las enfermedades fúngicas no les causen daños más graves de los que ya tienen. El mejor aliado para esta cura es el cobre. Este tratamiento permite una cicatrización rápida de las heridas en el tallo y la madera. Además, si los daños han sido muy graves, con ruptura de ramas se recomienda la aplicación de un mastic sellante en esas ramas partidas para cerrar la entrada a patógenos invasivos. 
  3. Daños más superficiales: la planta no está gravemente dañada, pero ha supuesto un estrés grave para ella ya que se ha roto su ciclo de crecimiento. Lo mejor es centrarse en la aplicación preventiva de cobre vía foliar para cerrar heridas que se hayan formado y realizar un tratamiento bioestimulante para reactivar la planta a su ciclo normal. 

¿Qué aplicar si mi planta aún puede recuperarse?

Si los daños de la planta son graves pero aún pueden recuperarse lo mejor es un tratamiento de choque con estimulación para que la planta se recupere de forma rápida. Estos tratamientos de choque tienen que tener dos objetivos claros:

  1. Recuperar la parte foliar lo antes posible.
  2. Mejorar las defensas de la planta frente a las posibles infecciones cruzadas por las heridas de la tormenta de granizo. 
  3. Proteger a la planta preventivamente frente a la aparición de hongos favorecidos por la humedad, como el oidio.

Para conseguir estos objetivos, la mejor combinación es un aporte de ácidos orgánicos, aminoácidos, nitrógeno, fósforo, potasio, vitaminas y complejos peptídicos. Además buscamos que repongan a la planta de los daños lo más rápidamente posible, por lo que necesitamos que sean de rápida bioasimilación. Los productos de aplicación foliar son un gran aliado para estos problemas. Además nos centraremos en el suelo y en fomentar el crecimiento radicular para aumentar la biodisponibilidad de nutrientes de la planta mediante la fortificación y aumento del crecimiento de sus sistemas radiculares. Con estas dos actuaciones conseguiremos mejorar las defensas de nuestra planta y reactivar su crecimiento. Además, la aplicación de protectores generan barreras de alta eficacia con efecto secante y curativo. 

La dosis de productos recomendados puedes consultárnosla en nuestro mail: cmpns@phytogea.com. Se recomienda su aplicación por pulverización por vía foliar completando la hectárea sin dejar zonas no tratadas.

Consejos para los daños por granizo

La mejor forma de combatir el granizo es la previsión. Para ello hay que realizar un estudio de la incidencia climática en la zona del granizo. En el caso de ser un fenómeno habitual, la mejor medida es la instalación de mallas antigranizo y de sombreo. También podremos optar por el cultivo protegido en invernadero. Si la incidencia es baja, no compensa la inversión necesaria para la colocación de todos estos sistemas. Tendremos que estar muy atentos para ser capaces de actuar con rápidez, pues esta es la clave del éxito en la recuperación de nuestro cultivo. Cuanto antes actuemos, más rápido se repondrán nuestras plantas y menos riesgo de infecciones transversales tendremos. 

Todo nuestro ánimo y apoyo para todos los que os hayáis visto afectados por el granizo en esta campaña. Estamos a vuestra disposición para realizar evaluaciones de daños y enmiendas regenerativas para recuperar las plantaciones lo antes posible. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: