Mildiu: enfermedades del viñedo I.

El mildiu es una enfermedad de origen fúngico que afecta a multitud de especies vegetales. Las afectadas por esta enfermedad son las plantas hortícolas y los cultivos leñosos como el viñedo. 

El mildiu es causado por los hongos de la familia Oomicetos, siendo la cepa predominante la Plasmora vitíciola. El mildiu es una enfermedad intersticial, es decir, el hongo ocupa el lugar entre las células de la planta en el tejido que ataca. 

Ciclo biológico del hongo

El mildiu pasa el invierno en forma de oospora (huevos) en las hojas muertas y restos vegetales en el suelo. Estos restos vegetales son la principal fuente de reserva del hongo, ya que es capaz de aguantar condiciones climáticas adversas si encuentra el refugio apropiado. Es por esto la importancia de retirar todos los restos de poda para la parada invernal, para frenar el punto de reserva del hongo entre campañas. 

Los inviernos suaves y lluviosos aceleran la maduración de las oosporas. Una vez que el hongo ya está presente en el cultivo y cominza la maduración de las oosporas, sigue las siguientes etapas:

  • Contaminación: las oosporas ya están maduras y germinan (principios de primavera).
  • Incubación: el hongo coloniza el espacio intertcelular a través del micelio. Culmina su desarrollo y aparecen las manchas de aceite en el haz de las hojas. 
  • Esporulación: el hongo produce las esporas coincidiendo con el periodo vegetativo del cultivo.
  • Propagación: las esporas se dispersan por las plantas próximas dando la contaminación secundaria. Esta contaminación se produce a través de lluvia y vientos húmedos. 

Etapas de intervención en el viñedo:

Estados fenológicos de intervención:

  • I2 : floración botones
  • J: cuajado
  • K: grano tamaño guisante
  • L: cerramiento del racimo

Sintomas y daños

  1. Aparecen manchas amarillentas en el haz de la hoja. Se corresponden en el envés con pelusa blanca. Esta es la etapa de fructificación asexual del hongo.
  2. Los racimos infectados en floración y cuajado se curvan formando una S. Se secan los botones florales y se oscurece el raspajo.
  3. Las bayas de los racimos afectados se van oscureciendo y secando con la fructificación del hongo (esporas).

Control del mildiu

El control del mildiu sigue la regla 10 -10 -10:

  • Brotes de más de 10cm
  • Temperaturas de entre 10 y 12 ºC
  • Lluvia superior a 10mm durante 1-2 días.

Estrategia de lucha contra el mildiu

Prevención

Nuestra primera estrategia se basa en la prevención de la infección o intentar minimizarla al máximo. Para ello un buen punto de partida es la retirada de todo el material vegetal de la campaña anterior. Los restos de poda son el refugio invernal de las oosporas que serán la enfermedad en la campaña siguiente. En las zonas donde es endémica, es decir, que las condiciones climáticas son las favorables para el desarrollo del hongo, es crucial tomar todas las medidas preventivas para minimizar su impacto. 

En la etapa de primavera es importante prestar atención a las variables climáticas (temperatura, humedad, humectación de las hojas (hora), lluvias (mm)), para determinar el momento idóneo de actuación. 

Protección

La estrategia de protección se basa en el momento óptimo de intervención para impedir o detener la germinación de las esporas. La lucha puede ser preventiva y/o curativa, según se empleen los productos de contacto o sistémicos y penetrantes. 

La lucha preventiva es la más eficaz, ya que evitamos que el hongo prolifere. Como resultado de un tratamiento al iniciar la floración se observa una disminución del impacto del hongo en el viñedo. La floración y el cuajado son las etapas más vulnerables para la vid ya que si se produce el ataque del hongo actúa directamente sobre el racimo. Después del envero, los ataques del mildiu son más leves, aunque con las condiciones climáticas favorables del hongo pueden dar ataques tardíos a las hojas. 

La protección de la planta se puede centrar en fortalecer sus defensas a través de compuestos de bioestimulación que potencien las defensas naturales de la planta con aportes de aminoácidos o derivados de algas. La planta, si está reforzada en sus defensas, será más fuerte ante la invasión del hongo. El silicio es uno de los oligoelementos que mejor pueden reforzar a la planta frente a estos ataques. El cobre es un gran aliado por su efecto antifúngico. 

Actuación

El primer tratamiento debería realizarse con la aparición de los primeros síntomas en forma de manchas aisladas. Esta detección temprana se consigue con una vigilancia intensiva en viñedo, observando los primeros síntomas. 

Si la campaña comienza con altos niveles de humedad al final del invierno y principio de la primavera se recomienda tratar en cuanto la temperatura suba a 10ºC.Es en este momento cuando comienzan las condiciones favorables del hongo y se intenta atacar antes de que fructifique.  

La acción preventiva se puede realizar con compuestos y formulaciones a base de cobre con compuestos de contacto. Si buscamos una acción de parada (stop) hay que recurrir a preparados sistémicos y penetrantes. Ya que el hongo se desarrolla en el interior de la planta, los compuestos de contacto no son efectivos ya que si no penetra en el tejido no ataca al mildiu. Aún así, el hongo es capaz de crear resistencias a estos compuestos.

Tratamientos alternativos al mildiu

Aunque los tratamientos químicos son los más eficaces contra el mildiu, sobre todo en la fase de stop o parada, existen alternativas biológicas y ecológicas para esta enfermedad del viñedo. A continuación os proponemos una lista con algunas de estas alternativas, centradas principalmente en la prevención. 

  • Eliminar las partes afectadas: eliminado las primeras partes afectadas se evita la proliferación a plantas adyacentes.
  • Aireación y poda. Si se airea correctamente la planta se evita las zonas de mayor humedad dentro del follaje por una mejor exposición a la luz solar. Esto reduce las condiciones óptimas de proliferación del hongo, por lo que frenamos su avance. 
  • Favorecer la biodiversidad. Está demostrado a través de estudios realizados en la Comunidad Valenciana que en las tierras inoculadas con Trichoderma harzianum, un hongo antagonista, la enfermedad remite. Además, el aumento de la biodiversidad con otras plantas en el viñedo en forma de coberteras hace que el hongo tenga más huéspedes disponibles y no ataque de forma tan severa a la vid. Las asociaciones permaculturales de plantas de cobertera reducen la gravedad de la infestación del mildiu en vid. 
  • Manzanilla: El preparado de manzanilla pulverizado sobre la planta además de ser un refuerzo general protege específicamente contra el Mildiu. La infusión se prepara con 50 gramos de flores por cada litro de agua y la dilución a pulverizar será de 1 litro de infusión y 9 litros de agua.
  • Cola de caballo: El preparado de cola de caballo es un preventivo muy eficaz. Se prepara mediante decocción, se ponen en remojo 20 gramos de planta seca por litro de agua con 5-10 gramos de silicato de sosa durante un día. 
  • Ajo: El ajo es un efectivo repelente de hongos, bacteria, pulgones y ácaros. Se hace una infusión con 50 gramos de dientes de ajo por cada litro de agua y se pulveriza la disolución de una parte de infusión en 4 partes de agua. Debe aplicarse a pleno sol y durante varios días consecutivos.
  • Propolis: En la agricultura resulta un buen fungicida natural (oídio, fusarium, phitoptora, peronospora, botritis, alternaria) y controla los microorganismos patógenos al obstaculizar su entrada a través de los brotes tiernos, por lo que es antiséptico y antivírico. Además induce a la planta a aumentar sus defensas naturales.
  • Preparado ecológico de cobre.

No confundir el mildiu con

  1. Oidio: recubre los organos atacados con una pelusilla blanquecina que desaparece al pasar el dedo, y, la pelusa del mildiu no. En hoja, el oidio provoca manchas similares a las del mildiu pero son menores que éstas y nunca muestran mancha en el envés.
  2. Podedumbre gris, que produce pelusilla grisácea en los granos, esclarecimiento blando en el raquis y no deforma el racimo en el periodo de floración- cuajado.
  3. Quemaduras por azufre en polvo por temperaturas superiores a 30ºC que produce en los granos manchas marrón claro pero sin deformar el grano, no como el mildiu larvado.
  4. Golpe de sol en los racimos más expuestos al sol. Los granos toman un color marrón claro, desecándose totalmente, no no adquiere el color violáceo del mildiu.
  5. Las roturas de vasos en hojas. Tienen lugar por las partículas de tierra del viento o picaduras de insecto que provocan manchas amarillas en el haz, pero no se corresponden en el envés con pelusilla como las del mildiu. Es muy frecuente verlas en hojas jóvenes antes de la floración.

Una respuesta a «Mildiu: enfermedades del viñedo I.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: