Mosquito verde: plagas del viñedo II

El mosquito verde de la vid (Empoasca vitis) es una plaga del viñedo que aparece en los meses de verano con el aumento de la temperatura. La aparición de la segunda generación tiene lugar entre los meses de julio y agosto en función de las temperaturas. Si la plaga es masiva puede ocasionar graves daños en el viñedo ya que es un insecto polífago, es decir, muy voraz. Además tiene una gran facilidad de reproducción, por lo que es muy fácil su propagación. 

Ciclo biológico del mosquito verde

Los adultos son de color verde y de forma alargada de 2-3mm de longitud. Realizan un desplazamiento a saltos entre las hojas de forma característica y diferenciadora. La ninfa es similar a los adultos pero más pequeña. Los huevos son largos y blancos y se encuentran en el envés de la hoja cerca de los nervios principales. 

Etapas de intervención en viñedo

  • Durante los meses de junio a septiembre se realiza monitorización y control mediante trampas cromáticas amarillas. 
  • A partir de julio se toman las medidas de control químico (insecticidas) si se observa el umbral de dos mosquitos por hoja. 
  • El periodo crítico comienza con el estado fenológico H (botones florales separados) hasta el final del cultivo.

Síntomas y daños

El mosquito verde puede producir defoliación prematura, lo que dificulta el agostamiento del sarmiento. Afecta a la correcta maduración de la uva ya que reduce el vigor de la vid y provoca decaimiento entre campañas. Sin embargo, los daños más graves no son estos si no la entrada de enfermedades fúngicas y bacterianas a través de las heridas que puede causar el mosquito verde. 

Los daños más visibles y directos se localizan únicamente en las hojas, con manchas angulosas de color rojo en las variedades tintas que van del borde hacia el interior sin afectar a los nervios. En las variedades blancas las manchas son de tonalidad amarilla que pueden confundirse con carencias de nutrientes. En ataques severos se observa necrosis en el borde de la hoja y enrolamiento sobre el envés. 

La segunda generación del mosquito verde que aparece en julio es la más peligrosa para el viñedo. 

Control del mosquito verde

La solución para contener la plaga es mediante la vigilancia y control. La detección de adultos entre junio y septiembre es una buena medida de control. Para ello se emplean trampas cromáticas amarillas y se realiza conteo de los adultos atrapados semanalmente. También hay que prestar atención a los parasitoides que pueden ser portadores. El umbral de estos parasitoides es de 500 adultos/trampa y semana. Las trampas se colocan a la altura de los racimos. La aplicación de insecticidas se comenzará con el umbral de dos insectos por hoja. 

La trampa cromática sirve para monitorizar la plaga, pero igual que en el caso de la Lobesia botrana, un trampeo masivo es medida suficiente para paralizar y contener la plaga sin el empleo de insecticidas químicos. 

Si no se emplea el trampeo, puede llevarse un control mediante la toma de 4 hojas al azar de cada 25 cepas de la parcela, donde se buscarán adultos y estados inmaduros (formas inmóviles).

Estrategia de lucha

La estrategia de lucha contra esta plaga es el monitoreo por trampas cromáticas. Si se alcanza el umbral de dos insectos por hoja tras la observación de unas 200 hojas en la parcela, el único medio de control es químico mediante insecticidas específicos. 

Tratamientos alternativos

En cuanto a remedios de control biológico se buscan sus depredadores naturales. Además hay algunos insectos que tienen acción de repelente. Por ejemplo, las mariquitas y las avispas son algunas de las especies enemigas del mosquito verde. 

Un remedio cultural consiste en pulverizar una solución de agua con jabón por toda la planta, tanto en los mosquitos como donde depositan sus huevos.

También se puede probar con las infusiones de tabaco o con las ortigas frescas maceradas durante al menos un día, ya que es un repelente natural una vez aplicado a las plantas afectadas.

No confundir con

Los daños causados por el mosquito verde en las hojas pueden confundirse con carencias de nutrientes. Algunas de estas carencias que pueden llevar a confusión son:

  • Carencia de potasio: las hojas se enrollan hacia el haz en vez de hacia el envés como en el caso del mosquito verde. Las zona decoloradas penetran más en las hojas.
  • Carencia de boro: la falta de boro produce corrimiento en los racimos mientras que el mosquito verde no. La carencia de boro se ve en junio, antes de la llegada de la segunda generación del mosquito verde.

A parte puede tener sintomas similares a:

  • Virus del enrollado: las hojas se enrollan hacia el envés, pero afecta a los nervios que en el caso del mosquito verde no.
  • Yesca: las zonas descoloridas del haz se desecan rápidamente llevando a la muerte de la cepa, en el caso del mosquito verde no. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: